Durante miles de años hemos vivido en perfecta armonía con el sol. Nos aportaba luz, calor y vitalidad, además de regular nuestro ritmo circadiano. No es de extrañar que muchas de