Seguramente hayas visto alguna vez a algún deportista amasando sus músculos con uno de estos tubos cilíndricos de espuma. A finales de los años 90 apenas unos pocos